Cargando...

CDMX, México a 26 de marzo de 2020.

Atención:
DOCTOR JORGE CARLOS ALCOCER VARELA
Secretario de Salud
Gobierno de la República

Asunto: Consulta respecto del ACUERDO por el que se establecen las medidas preventivas que se deberán implementar para la mitigación y control de los riesgos para la salud que implica la enfermedad por el virus SARS-CoV2 (COVID-19) (en adelante el “ACUERDO)”.

En relación al ACUERDO publicado en fecha 24 de marzo de 2020 en el Diario Oficial de la Federación, y en vigor desde el mismo día de conformidad con su transitorio único, en nombre del Consejo Coordinador Empresarial (en adelante “CCE”), los 12 organismos empresariales que lo integran, el Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG), el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora y Manufactura de Exportación (INDEX) y el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (CONMEXICO), con fundamento en lo dispuesto por el artículo 8° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos e invocando los principios generales de seguridad y certeza jurídica me permito exponer a Usted lo siguiente:

En relación con el Artículo Segundo, Inciso c), Párrafo Cuarto del ACUERDO en el cual se enuncian algunas entidades del sector privado que continuarán laborando, para el CCE, los 12 organismos que lo integran, CEEG, INDEX y CONMEXICO, es necesario aclarar el alcance de dicha sección a fin de determinar qué empresas del sector privado deberán prepararse para dar continuidad a sus operaciones.

Consideramos de vital importancia combatir el COVID19 tanto médica, tecnológica y económicamente. Hay sectores de infraestructura críticos cuyos activos, sistemas y redes, ya sean físicos o virtuales, se consideran tan vitales que su detención tendría un efecto debilitante en la salud, las cadenas de abasto nacionales y globales la seguridad económica nacional, seguridad pública nacional o cualquier combinación de estos.

En la lista que a continuación se presenta, y que sirve de base no sólo para la fase actual sino para la eventual Fase 3, se identifican los sectores críticos de infraestructura y los trabajadores esenciales necesarios para mantener los servicios y funciones de los que dependen los mexicanos a diario, y que deben poder operar de manera eficiente durante la respuesta a la pandemia del COVID-19. Promover la capacidad de dichos trabajadores para continuar operaciones durante los períodos de restricción comunitaria, jornada nacional de sana distancia y directivas de cierre es crucial para la resiliencia del país y la continuidad de las funciones esenciales de la población.

Dentro de las actividades críticas o esenciales para enfrentar esta contingencia tendremos a los siguientes sectores, de manera enunciativa más no limitativa:

  • Materiales y productos necesarios para la cadena médica y de equipos médicos
  • Alimentos y bebidas
  • Actividades agrícolas, ganaderas, agroindustria, pesca, acuacultura y similares
  • Energía, incluido petróleo, gas y distribución de energía eléctrica
  • Telecomunicaciones, tecnologías de la información, electrónica y alta tecnología
  • Alimento para mascotas, acuícola, vitaminas, minerales y sus premezclas
  • Servicios veterinarios (clínicas, medicinas).
  • Servicios de refrigeración
  • Productos de Aseo Personal y del Hogar
  • Cadena crítica de insumos y fabricación
  • Químicos
  • Nuclear, incluidos reactores nucleares, materiales y sector de residuos
  • Sistemas de aguas, presas y tratamiento de aguas
  • Servicios de emergencia
  • Servicios técnicos y suministro de insumos para infraestructura crítica
  • Cemento, concreto y acero
  • Defensa
  • Aviación y aeronáutica
  • Servicios financieros, bancarios y no bancarios, incluyendo seguros y fianzas
  • Instalaciones gubernamentales
  • Salud y Salud Pública
  • Minería y Siderurgia
  • Servicio y distribución para el mantenimiento de vehículos.
  • Mensajería, paquetería y comercio electrónico

Así como a toda la proveeduría directa e indirecta de los sectores arriba mencionados.

Además, es imprescindible que continúen operando de forma regular y con las medidas precautorias necesarias, aquellos servicios sin los cuales las plantas productivas no pueden operar, o en su defecto, los productos no podrían ser entregados al consumidor final, tales como:

  • Transporte y logística de personal tanto pública como privada.
  • Servicios de transporte privado y general.
  • Servicios de seguridad privada y sistemas de seguridad.
  • Transporte y cadenas logísticas de productos, desde insumos, bienes intermedios, hasta los bienes finales que deban llegar a los supermercados, tiendas mayoristas y minoristas, así como a los centros de salud y de trabajo que continúen operando.
  • Cadena logística de venta a tiendas de detalle, mercados, tiendas minoristas, entre otros; que permitan reducir las concentraciones de población en grandes autoservicios.
  • Infraestructura de medios y telecomunicaciones (aduanas, puertos, carreteras, telefonía, celular, internet), y tecnología de la información (nubes, bases de datos, etc.).
  • Mantenimiento y operación de infraestructura esencial como carreteras, puertos, aduanas, generación de energía eléctrica, presas procesamiento y distribución de agua potable y drenaje, distribución de gas, entre otras.
  • Servicios financieros, bancarios, sofom, prendario y microcréditos.
  • Sector asegurador.
  • Servicios de mantenimiento para edificios, construcciones, equipamiento de plantas productivas, de infraestructura pública y de telecomunicación.
  • Servicios de seguridad pública.
  • Tiendas prioritarias de alimentos, medicamentos y materiales esenciales, así como equipamiento de seguridad y de protección general e industrial.
  • Servicios de salud público y privado, de emergencia, ambulancias y relacionadas.
  • Servicios esenciales a la comunidad urbana y agrícola (lavanderías, restaurantes en formato de entrega a domicilio, hoteles, servicios de entrega, funerarias, ferreterías y similares, mudanzas, productos y servicios para campos agrícolas como veterinarias, refacciones para maquinaria, tiendas de alimentos para animales, entre otras).

De la misma manera, es importante que sea la Federación, la que dicte la normatividad aplicable para esta fase 2 y una posible fase 3, y de esta manera garantizar la certidumbre jurídica para la operación de estos importantes sectores de forma que haya uniformidad en los criterios de aplicación de los tres órdenes de gobierno con el objeto de garantizar su eficaz aplicación a nivel nacional y su funcionamiento.

Adicionalmente, es fundamental garantizar las operaciones esenciales de cualquier empresa en la actual fase 2, siguiendo estrictamente las medidas que deben cumplir para prevenir contagios entre sus trabajadores.

De igual forma, es importante coordinar los esfuerzos para que a nivel federal, estatal o municipal no se limiten los horarios o se restrinja el acceso a las diferentes ciudades y poblados de la República Mexicana al transporte, para garantizar el abasto de productos y la provisión de servicios a la población durante esta pandemia.

Otro aspecto importante sobre el que es necesario contar con mayor claridad es la interpretación de la suspensión de actividades prevista en EL ACUERDO para que exista certeza jurídica para las diversas autoridades de todos los órdenes de gobierno implicadas, así como patrones y empleados.

En este sentido, sobre el requisito de que estas actividades económicas no se realicen en “espacios cerrados”, es importante señalar que la mayoría de los establecimientos e instalaciones de las industrias y sectores económicos no se encuentran al aire libre, por lo que es necesario que se apliquen las más estrictas medidas sanitarias y de prevención para su operación.

Respecto de la restricción sobre concentración de personas, tránsito o desplazamiento también incluida en el inciso c) del ACUERDO, es importante que la autoridad aclare que tales concentraciones de personas, tránsito o desplazamiento implican los que no guarden la sana distancia decretada por la propia autoridad.

Un punto adicional que es necesario sea aclarado y validado es el relacionado en el inciso a) con el permiso con goce de sueldo para ciertos tipos de empleados en grupos sociales vulnerables. A este respecto, en el caso de diabéticos, hipertensos y obesos, se solicita aclarar a qué grado de estos padecimientos se refiere. Esto para salvaguardar la salud de aquellos que se encuentren en mayor situación de riesgo de contagio, al tiempo que se garantiza también la adecuada operación de los sectores esenciales. De igual forma, consideramos que en el caso de personas con discapacidad que no presenten una enfermedad preexistente que los vuelva población vulnerable, podrán continuar con sus laborea habituales.

Asegurar el funcionamiento y continuidad productiva de los sectores de la industria es indispensable durante la respuesta a la emergencia COVID-19, tanto para la salud y la seguridad pública como para el bienestar y necesidades básicas de la población. Ante esta pandemia se adquiere una responsabilidad especial en estos tiempos, lo cual hace necesario que los sectores esenciales continúen sus operaciones.

Para adoptar con éxito las medidas preventivas que ayuden a mitigar y controlar los riesgos de salud de los trabajadores por el contagio del COVID-19, es indispensable instaurar un diálogo permanente entre el sector público y privado para acordar las formas en que se puede proteger la economía de los trabajadores y sus familias, conservando las fuentes de empleo y evitando el cierre definitivo de unidades económicas, sobre todo de las MiPymes, ya que de no lograrlo se podría generar un desempleo alarmante con implicaciones graves para la economía nacional.

Es por todo lo anterior que el sector privado, representado por el CCE, los 12 organismos que lo integran, CEEG, INDEX y CONMEXICO, someten a su consideración estas dudas y solicitudes. Estamos seguros de que obtener mayor claridad al respecto nos ayudará, no sólo a la adecuada implementación de la actual Fase 2, sino a hacer los preparativos necesarios, bajo certidumbre de reglas, para la aplicación de una eventual Fase 3. Además de abonar también a mayor uniformidad de criterios de aplicación para los distintos órdenes de gobierno.

En virtud de lo expuesto en este escrito le solicitamos atentamente tenga a bien darnos contestación determinando el alcance que deberá dársele al artículo segundo, inciso c), párrafo cuarto del ACUERDO, así como tomando en cuenta las consideraciones que expresamos a lo largo del presente documento.

Estamos convencidos de que desde el sector empresarial debemos contribuir al bienestar de los mexicanos, y tenemos la firme convicción de coadyuvar en los esfuerzos que realicen las autoridades. Buscando siempre el bienestar nacional y apoyando con las medidas que el sector empresarial tiene a su cargo, reiteramos que cuenta el gobierno con el apoyo total por parte del sector privado para que enfrentemos juntos esta pandemia y superemos de la mejor manera esta contingencia en búsqueda de un bien común.

Para salvaguardar el futuro en sinergia, nos comprometemos a trabajar conjuntamente para resguardar a la población y la economía nacional. Creemos que con trabajo, dedicación y esfuerzo todo impacto negativo puede ser mitigado y trasformado para mejorar la calidad de vida de los mexicanos. Tenemos plena seguridad de que es momento para que todos sumemos nuestros esfuerzos por México y en colaboración saldremos bien librados de esta pandemia en beneficio de la nación.

Atentamente,
Carlos Salazar Lomelín
Presidente del Consejo Coordinador Empresarial

Ccp: Olga Sánchez Cordero Dávila, Secretaria de Gobernación del Gobierno Federal,
Luisa María Alcalde Luján, Secretaria del Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal,
Graciela Márquez Colín, Secretaria de Economía del Gobierno Federal,
Victor Manuel Villalobos Arámbula, Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural del Gobierno Federal,
Francisco Cervantes, Presidente de la CONCAMIN,
José Manuel López, Presidente de la CONCANACO-SERVYTUR,
Gustavo de Hoyos, Presidente de la COPARMEX,
Luis Niño de Rivera, Presidente de la ABM,
Antonio del Valle, Presidente del CMN,
Bosco de la Vega, Presidente del CNA,
Manuel Escobedo, Presidente de la AMIS,
Nathan Poplawski, Presidente de la CANACO CDMX,
Enoch Castellanos, Presidente de la CANACINTRA,
Álvaro García Pimentel, Presidente de la AMIB,
Valentin Diez Morodo, Presidente del COMCE,
Vicente Yañez, Presidente de la ANTAD,
Claudia Jañez, Presidenta del CEEG,
Jaime Zabludovsky, Presidente Ejecutivo de CONMEXICO,
Luis Aguirre, Presidente de INDEX

PATROCINADORES

PATROCINADORES

Acceso Rápido
  • Acceso a Socios Ir
  • ContactoIr
  • Mapa del SitioIr
  • Aviso de PrivacidadVer
  • new_releasesLo nuevo en el sitio WebVer