Cargando...

Competitividad

IMPLICACIONES DE LA REFORMA ELECTRICA EN LA INDUSTRIA QUÍMICA
PARLAMENTO ABIERTO 16 DE FEBRERO DE 2022

ING. EDMUNDO RODARTE - PRESIDENTE DE LA ANIQ

Muy buenas tardes, tengan todos ustedes….

En primer lugar, deseo agradecer la oportunidad para presentar las implicaciones que consideramos tendría la Reforma Eléctrica sobre la Industria Química, la cual es la segunda industria más intensiva en el uso de energía y de ahí la relevancia del tema en discusión.

El sector energético es sin duda alguna uno de los pilares de la economía nacional, por ello, la reforma al sector eléctrico tendría, en caso de ser aprobada, importantes implicaciones en las principales cadenas de valor.

Derivado de lo anterior, deseo compartir con ustedes las implicaciones que hemos identificado para la industria química y petroquímica nacional.

Iniciaría por compartir algunas características de la industria que represento, pues al ser un sector tan diverso, en donde elaboramos miles de sustancias, la diversidad de los procesos es una constante en nuestras plantas productivas.

La Asociación Nacional de la Industria Química, representa más del 95% de la producción privada del país a través de 258 empresas socias. Contribuimos con el 2.05% al PIB Nacional y somos proveedores de más de 30 ramas industriales.

Para la industria química – petroquímica es fundamental contar con un suministro eléctrico y térmico no solamente confiable sino también competitivo que permita que nuestros procesos sean eficientes y sobre todo seguros para los trabajadores, la población y las propias instalaciones.

Es por ello, que de no contar con una proveeduría eléctrica confiable y de calidad, estaríamos sujetos a situaciones dónde nuestros procesos y productos resultarían afectados, con un efecto no solo para la industria química, sino para las más de las 30 ramas industriales, que acabo de comentar, que somos proveedores.

Como ya lo mencioné previamente, la industria química requiere de suministros energéticos para alimentar los diferentes procesos y consecuentemente las propias reacciones químicas, para lo cual se requieren altas temperaturas o retirar el exceso de calor que se puede llegar a generar en las reacciones.

Para resolver la necesidad de calor, se han desarrollado procesos de cogeneración, es decir, el aprovechamiento u obtención simultánea de vapor y electricidad, siendo la cogeneración uno de los procesos más eficientes con los cuales reducimos nuestros costos y las emisiones contaminantes, a la vez que incrementamos la confiabilidad de suministro y sobre todo nuestra competitividad.

Por lo anterior, los complejos petroquímicos en todo el mundo, se diseñan desde su inicio, para aprovechar el calor que se genera, y de esta forma reducir los costos de operación y los efectos ambientales.

Al ser nuestra industria un proveedor de materias primas, es una práctica común que las empresas que las consumen, estén ubicadas en el mismo predio, para aprovechar simultáneamente la proveeduría de electricidad, vapor y aire comprimido entre otros, por ello, recalco de nuevo, el Autoabasto provee la generación de energía eléctrica y térmica de todas las plantas instaladas en un mismo complejo.

Es por esta razón, que la competitividad resulta clave en nuestro sector, no solo para poder exportar, sino incluso para poder mantener nuestra participación en el mercado nacional, a través de costos energéticos bajos y una mayor confiabilidad en el suministro.

Derivado de lo anterior, hemos cuantificado los efectos que generaría la reforma planteada, a través de los consumos eléctricos de la industria, los cuales, ¡a propósito! son superiores a los reportados en el propio balance nacional de energía, que publica la Secretaría de Energía.

La industria química - petroquímica, se abastece en un 75% por suministro propio o vía contratos con terceros, Por lo tanto, de aprobarse la iniciativa, nos obligaría a migrar a un único proveedor, Lo cual tendría un fuerte impacto no solamente en los costos asociados a nuestra competitividad sino también pondría en duda la fuente de suministro de energía limpia que requerimos como industria para cumplir con nuestro objetivo en la Contribución Nacionalmente Determinada para el 2030.

Este cambio de proveeduría, tendría para nuestra industria química, un sobrecosto estimado en más de 3,000 millones de pesos al año.

Asimismo, habría un incremento en las emisiones contaminantes, consecuencia del uso de plantas generadoras basadas en combustibles fósiles, destacando las emisiones de gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento global, con la potencial afectación a las exportaciones tanto directas como indirectas.

Un ejemplo claro de este tipo de medidas que les puedo mencionar, es el que se presentó con la aprobación reciente de un impuesto de carbono en el Parlamento Europeo, y que afectará las exportaciones que lleguen a esa región de productos de hierro, acero, cemento, fertilizantes aluminio y generación de electricidad en una primera etapa.

Adicionalmente a las medidas tomadas en el Parlamento Europeo, países como Japón, Canadá y los Estados Unidos, comienzan ya a evaluar este tipo de medidas, no solamente para los sectores mencionados anteriormente, sino para otros sectores industriales incluido el químico - petroquímico.

Señores. Y Señoras. Legisladores, medios de comunicación y público en general que nos acompañan el día de hoy, consideramos que debe haber un análisis exhaustivo sobre los efectos de esta iniciativa. La seguridad energética, no puede depender de una sola empresa y los consumidores estamos en el derecho de elegir al proveedor que nos ofrezca los servicios más confiables y competitivos en concordancia con las mejores prácticas internacionales.

Muchas gracias

PATROCINADORES

PATROCINADORES

Acceso Rápido
  • Acceso a Socios Ir
  • ContactoIr
  • Mapa del SitioIr
  • Aviso de PrivacidadVer
  • new_releasesLo nuevo en el sitio WebVer